The Word for the Blog is Scientifiction

martes, 24 de diciembre de 2013

AD ASTRA, una selección de relatos de Peter Watts

Yo soy de esos a los que Blindsight (2006) impresionó profundamente. Y me dejó un poco hecho polvo, todo hay que decirlo. Con otros aficionados que he podido comentarlo todos coinciden en que Visión Ciega (su título en castellano) es una novela que no deja indiferente a nadie.

Puesto que Peter Watts no se prodiga, en espera de su próxima novela prevista para el año que entra, la publicación de esta antología en castellano es una muy buena noticia. Ello es debido a dos chicas que hace poco decidieron fundar la editorial Fata Libelli y que han tenido la gran idea de publicar una selección de los relatos más representativos de este autor.

En Ad Astra encontraremos una variedad de relatos de ciencia ficción, todos orientados de una manera u otra a los temas típicos del autor. Especulaciones científicas sobre biología y evolución, mezcladas hábilmente con los avances tecnológicos; de cómo estos últimos alteran a las personas -podríamos decir que un transhumanismo no demasiado optimista- y de la misma naturaleza humana siempre en conflicto; y por supuesto alienígenas fascinantes.

martes, 12 de noviembre de 2013

QUIERO SER COMO HUGH HOWEY


- Carles, ¿Quieres venir a la presentación del autor sensación del momento, en la librería que es la meca del fantástico?

- Pues... No sé... Me lo tengo que pensar... 


Como os podéis figurar la cosa no fue exactamente así. Me refiero a la presentación de la novela Espejismo (Wool) en Gigamesh.

La catedral del friquismo
Ya sé que cuando yo voy otros han vuelto, es decir que de esta presentación ya se ha hablado -y de la novela también-, por tanto me limito a mostraros algunas impresiones.

Son las ocho y cuarto. Gigamesh cierra puertas y entramos. Después de una breve introducción de Alba Peña, de Minotauro, lo primero que nos dice Mr. Howey es: Please, serve yourselves (hay refrescos encima del mostrador). Lo segundo es que empecemos a hacerle preguntas.

Un tipo majo Hugh. Contesta afablemente a lo que se le pregunta, sin rodeos, por ejemplo sobre lo que llega a vender. Es un placer escucharle, se expresa tan claramente como escribe. La verdad es que incluso con mi inglés autodidacta entendí perfectamente todo lo que decía. 

lunes, 7 de octubre de 2013

DARK EDEN, DE CHRIS BECKETT


Introducción: un experimento social... y algo más

 

En una entrada anterior se ha comentado la extensa obra The Seven Beauties of sciencie fiction, de Istvan Csicséry-Ronay Jr. Concretamente en el capítulo de Ciencia imaginaria este autor se refería a los experimentos mentales. Un experimento mental consiste en un ejercicio imposible de reproducir en la práctica pero que uno puede imaginar para facilitar la exposición de un planteamiento filosófico o científico. Quizás el ejemplo más conocido es el gato en la caja de Schrödinger.

Por otra parte es sabido que la imposibilidad de experimentación es particularmente cierta en las ciencias sociales, por el hecho de tratar con colectivos de muchos individuos a la vez. En un caso u otro la ciencia ficción se convierte en un terreno ideal, en el que algunas obras de calidad tienen poco que envidiar a los experimentos mentales del campo de la ciencia.

En este sentido, Dark Eden puede entenderse como un experimento social imaginario muy logrado. Pero es mucho más que eso, es una novela de ciencia ficción bien escrita y con una premisa apasionante, tanto que la página SFF Meta, que se dedica a mostrar de forma agregada las críticas literarias en el ámbito del fantástico la situaba como la mejor novela de ciencia ficción del pasado 2012.

Además, esta novela ha sido ganadora de la presente edición del premio Arthur C. Clarke, compitiendo con autores consagrados como Kim Stanley Robinson y su novela 2312, actual premio Nebula.


Sinopsis

 

Imaginad por un momento un planeta errante, uno de esos sobre los que recientemente se ha postulado su existencia. Un planeta que no recibe el calor de ninguna estrella y sin embargo, debido a una intensa actividad geotérmica, bulle de vida. En este planeta de noche perpetua la única fuente de luz procede de su propia y abundante ecología.

viernes, 27 de septiembre de 2013

UN LIEBSTER AWARD


Este blog ha recibido un Liebster Award.

La verdad, es la primera vez que oigo hablar de este premio. Después de una pequeña búsqueda, compruebo que se trata de un concepto muy interesante: en pocas palabras, el Liebster Award es una cadena de memes que se propaga por la blogosfera. Su origen se desconoce, algunos lo sitúan en Alemania allá por el año 1997. A diferencia de las cadenas que todos conocemos y que recibimos de vez en cuando en nuestro correo electrónico, este premio no supone ningún tipo de molestia (no apela a la superstición, si no lo aceptas no te conviertes en una persona insolidaria y tampoco busca captar tu dirección de correo para enviarte spam). Al contrario, recibirlo significa un reconocimiento por parte de quien te lo ha enviado. Por supuesto eres libre de aceptarlo o no. Si lo aceptas debes seguir las normas del premio y premiar a su vez otros blogs de tu agrado.


En mi caso lo acepto gustosamente y lo considero una doble satisfacción. En primer lugar por que me lo concede el titular de la excelente La Biblioteca de Ilium. En segundo, por que como ya comenté en la presentación a Miquel “Qdony” lo considero un poco el padrino de este blog.

ACTUALIZACIÓN: el blog Más ficción que ciencia me concede un segundo Liebster. Todo un honor :-) Abajo encontraréis las respuestas a su cuestionario.
ACTUALIZACIÓN 2: Un tercer Liebster del magnífico Sense of Wonder. ¡Mil gracias Odo! Respuestas abajo. 

Normas

Como ya he mencionado, el Liebster Award implica la aceptación de estas normas:

A) Nombrar y agradecer el premio a la persona o blog que te lo concedió.

B) Responder a las 11 preguntas que te hayan formulado.

C) Conceder el premio a 11 blogs y proponerles 11 preguntas para responder.

D) Visitar los blogs que han sido premiados junto con el tuyo.

E) Informar a los blogueros de su premio.


lunes, 12 de agosto de 2013

LA EDAD DE ORO, DE JOHN C. WRIGHT (y II)



Sinopsis


Faetón es una persona muy privilegiada. Le ha tocado vivir en el mejor de los tiempos, en la cúspide de la civilización. Nunca antes la humanidad había alcanzado tan altas cotas de bienestar, poder y libertad personal mientras que la paz y la prosperidad imperan en el sistema solar. Además, Faetón es hijo de Helión, uno de los siete hombres más poderosos de la Ecumene Dorada, uno de los más ricos de la civilización más próspera.


Faetón no es feliz, pero no sabe por qué. A raíz de un desencuentro con un maleducado desconocido Faetón empieza a ser consciente de que no es oro todo lo que reluce. Indagando, descubre que le faltan los recuerdos de los últimos doscientos años de su vida, al parecer debido a un acuerdo consensuado entre toda la sociedad, incluyéndole a él mismo. Para su perplejidad, comprueba que en realidad es despreciado por todos, y que ha hecho algo tan monstruoso que afecta gravemente incluso a sus seres más queridos: por su culpa ha puesto en peligro la vida de su padre y ha provocado que su amada esposa esté recluida de por vida en un universo de hadas y elfos creado por ella misma.


Puesto que todo el mundo parece conocer ese acto tan infame menos él mismo, Faetón busca respuestas, encontrándose con la resistencia de todos los que le rodean. Pero Faetón es una persona noble y debe ser fiel a sí mismo, y aunque firmó un contrato que le compromete a olvidar esta parte de su vida su deber es conocer las circunstancias en que lo hizo. Nuestro héroe se ve en la tesitura que si sigue el dictado de sus principios y decide conocer la verdad sobre su pasado perderá todo lo que tiene, incluyendo sus seres queridos, y se verá desterrado para siempre de la Ecumene Dorada.



Alucinante worldbuilding


Como vemos el planteamiento de la novela se parece a una tragedia clásica, pero antes vamos a detenernos en el punto más fuerte de la novela que es sin duda el alucinante worldbuilding que nos ofrece John C. Wright, el mundo del futuro que le ha tocado vivir a nuestro héroe.

sábado, 10 de agosto de 2013

LA EDAD DE ORO, DE JOHN C. WRIGHT (I)



Introducción: Una edad de oro de la ciencia ficción


A lo largo de la historia de la humanidad se han sucedido diversas edades de oro, tiempos en los que una civilización o cultura ha llegado a su máximo apogeo dejando tras de sí un gran legado. El género que nos ocupa también ha vivido más de una época dorada, si bien es justo que reservemos el nombre de Edad de Oro, con reverencia, a los años fundacionales del género tal como lo conocemos hoy en día. En este sentido, en las últimas décadas hemos vivido un período muy fructífero y fértil de la ciencia ficción, y creo que la novela que trataremos aquí se puede considerar uno de sus máximos exponentes.



Anticipación informática


Ciencia y ficción interaccionan. A simple vista, uno puede pensar que género que nos ocupa simplemente predice los avances científicos y tecnológicos, pero con frecuencia funciona al revés: un descubrimiento científico o la aparición de una tecnología puede abrir una puerta a un terreno inexplorado anteriormente, proporcionando nuevos temas y argumentos. De esta manera, una vez la (tecno)ciencia ha establecido una base la ficción es libre para volar a donde ningún hombre ha llegado jamás...

martes, 9 de julio de 2013

Lectura compartida en El Fantascopio: The Seven Beauties of Science Fiction, de Istvan Csicsery-Ronay, Jr.

La semana pasada dio comienzo a la lectura compartida del ensayo The Seven Beauties of Science Fiction, del profesor de literatura y estudioso del género Istvan Csicsery-Ronay, Jr

De este libro, se ha dicho que es uno de los trabajos teóricos más importantes sobre el género que nos ocupa. Se trata de un texto académico, complejo y riguroso, sin concesiones a una lectura amena. El libro no está traducido por lo que la lectura se basará en su original en lengua inglesa. Los comentarios se harán en castellano en El Fantascopio, un lugar en Facebook para los amantes del género fantástico que recomiendo visitar.

Muy amablemente Cristina Jurado y su blog han cedido su traducción de la contraportada para que veáis un poco de qué va la cosa:  

Ahora que el mundo experimenta cambios a diario, gracias a la aplicación de la tecno-ciencia en cada aspecto de la vida, la ciencia ficción se ha convertido en un modo esencial para imaginar los horizontes de la posibilidad. Aunque muchos de los textos de ciencia ficción varían en cuanto a niveles de calidad artística y sofisticación intelectual, todos participan de una energía social y del deseo de imaginar un futuro colectivo para la especie humana y el mundo. En este momento, una impresionante cantidad de películas, publicidad, música, videojuegos y literatura no perteneciente al género se ha convertido en los que Csicsery-Ronay llama hábitos mentales que estimulan la ciencia-ficcionalidad. Ya no se trata la ciencia ficción como un motor genérico que produce efectos predecibles, sino como un modo de conocer capaz de enmarcar experiencias como si fueran aspectos de la ciencia ficción. 

Este libro describe la ciencia ficción como una constelación de siete atracciones cognitivas que forman parte de la ciencia-ficcionalidad: neología fictiva, novums fictivos, historia futura, ciencia imaginaria, lo sublime ciencia-ficcional, lo grotesco ciencia-ficcional y la Tecnologiada o la épica del desarrollo tecno-científico en un régimen global.

domingo, 16 de junio de 2013

Mareando la perdiz con los subgéneros: The Quantum Thief y obras afines


Recién terminada The Quantum Thief de Hannu Rajaniemi le estoy dando vueltas a la siguiente pregunta: ¿Qué clase de ciencia ficción he estado leyendo?

Me explico: esta lectura me produce una sensación peculiar. Se trata de una intuición, claro, no de algo sobre lo que haya meditado. Ni tan sólo sé explicarlo en este mismo momento. Por algún motivo esta novela me resulta familiar pero a la vez también me ha parecido una lectura diferente, distinta a las demás.

Vamos a pensarlo un poco, pues. ¿Qué tiene de particular The Quantum Thief? Por ejemplo, su intensidad especulativa. En cada página, podríamos decir que casi en cada párrafo uno puede encontrar elementos cienciaficcionales. Conforme avanza la narración no deja de sorprender e incluso en algún momento tanto sentido de la maravilla consigue contagiarte una sensación de euforia. Además, la novela también asombra por la radicalidad de su argumento, tan atrevido que le lleva a pensar a uno “¡La madre que...!” (la madre de Hannu, se entiende).

Lo me está rondando por la cabeza es el tema de los subgéneros. Bien, primero debería encontrar obras afines. Que yo recuerde sólo estas dos me han transmitido una experiencia similar, ambas leídas hace ya algún tiempo: The Golden Age, de John C. Wright y Diaspora de Greg Egan. No sé de otras obras parecidas, posiblemente debido a mi limitada experiencia lectora, aunque seguro se quedan en el tintero algunos relatos. Está claro que podría tener en cuenta obras de otros autores, maestros como Peter F. Hamilton o el recientemente malogrado Iain Banks pero por decirlo de alguna forma -y sólo en este sentido- se quedan a medio camino.

jueves, 17 de enero de 2013

Brasyl, de Ian McDonald




Primer handicap: He prolongado la lectura de esta novela unos meses, con interrupciones constantes, lo cual no es recomendable en ningún libro y menos si se trata de una novela de Ian McDonald.


Segundo handicap: He leído la novela en su original inglés (existe traducción castellana de La Factoría de Ideas), una lengua que desearía conocer más a fondo. Para mi todo un reto, más si añadimos que para complicar las cosas el autor se deleita constantemente incluyendo vocablos en la bella lingua portuguesa/brasileira.


Sinopsis

Brasyl es una novela compleja, como ya nos tenía acostumbrados este autor desde su anterior trabajo River of Gods (El río de los dioses, editada aquí también por La Factoría de Ideas). Si ésta se situaba en la India del futuro, la que nos ocupa se desarrolla en tres tiempos en los que alternadamente se va desarrollando la trama:

Año 1732. El padre Luis Quinn, un jesuita irlandés más diestro en el uso de la espada de lo que a él le gustaría recordar, llega a Salvador de Bahía procedente de Portugal con la misión de adentrarse en el continente a través del río Amazonas para llamar al orden a otro jesuita rebelde, el padre Gonçalves.

Actualidad. Marcelina Hoffman, una productora sin demasiados escrúpulos de un canal de televisión de Río de Janeiro, busca a Moaçir Barbosa, considerado el principal responsable del Maracanaço. Así se denomina a la final del mundial de fútbol de 1950 que enfrentó en el estadio de Maracaná a la selección brasileña con la de Uruguay. Contra todo pronóstico los locales perdieron el mundial y el guardameta Barbosa fue considerado el principal culpable de la derrota, pasando a ser considerado como una especie de traidor a la patria. Marcelina desea localizar al desdichado portero, quien desde entonces se halla en paradero desconocido, con la intención de crear un reality para someterlo a juicio público ante la audiencia.
Año 2032. Edson Jesus Oliveira de Freitas, un favelado de São Paulo que intenta marcar distancias con el mundo que le vio nacer, necesita contratar los servicios de Fia, una joven japonesa que parece salida de un anime (quizás con la ayuda de la cirugía o algún tipo de tratamiento) de la que se enamora al instante. Fia es una quantumeira, una hacker que trabaja con ordenadores cuánticos.


La especulación de futuro en Brasyl


La mayoría de las obras de ciencia ficción parten de una especulación de futuro. En nuestro caso el autor nos ofrece una prospectiva bastante conservadora, básicamente un Brasil con los mismos contrastes y desigualdades que el actual. A veinte años vista parece una postura prudente y podríamos decir que adecuada para el propósito de la novela. Más si tenemos en cuenta la experiencia de muchas novelas de ciencia ficción (creo que por lo menos a alguno de nosotros le tocaría visualizar esto desde una base lunar). Por tanto, el autor solo nos proporciona unas pocas pinceladas de anticipación científica; unas gafas inteligentes de realidad aumentada por aquí, algunos drones de la policía por allá... y ordenadores cuánticos, por supuesto. Tampoco hace falta más, puedo aseguraros que la trama es de ciencia ficción pura.

domingo, 6 de enero de 2013

Presentación


No tengo un proyecto, ni tampoco unos objetivos claros. Ni tan solo tengo un nombre. Solo sé que me apasiona el género fantástico, especialmente la ciencia ficción. Por lo tanto me gustaría compartir con vosotros/as cosas referentes a este género, literatura y cine principalmente.

Hace un tiempo comentaba con Miquel, conocido como @Qdony en los ambientes tuiteros y regentador del excelente blog La biblioteca de Ilium, que cuando uno termina un libro es deseable llevar a cabo una labor de reflexión escrita. Se trata de un ejercicio que te da una cierta perspectiva y te ayuda a poner en orden tus impresiones sobre la obra leída. Personalmente en las ocasiones que lo he hecho ha valido la pena. El caso es que me preguntó ¿Por qué no compartirlo?


Por otra parte, si he disfrutado, si me he enriquecido con la lectura de un libro o el visionado de una película, bien se merece esta reflexión publicada, a mi entender a modo agradecimiento. Además, considero que también estoy en deuda con el prójimo; esto es, con las redes sociales. No estará de más que devuelva algo de lo recibido.

Debo confesaros que tengo bastantes reservas, relativas en parte al nivel que uno observa en otros blogs de temática afín, dudas sobre la lengua que voy a emplear (mayoritariamente el castellano, creo) o sobre si seré capaz de mantener una cierta periodicidad... Pero no quiero agobiaros con mis cavilaciones. Simplemente, mis disculpas por los errores que podáis encontrar en este blog, el cual anticipo que estará “en construcción” al menos durante algún tiempo. Seguramente aquí encontraréis expresiones incorrectas e incluso alguna falta; y también alguna catalanada de vez en cuando pues esta es mi lengua materna. Lo único que puedo decir es que procuro mejorar.

Por coherencia no me veo cualificado para hacer una crítica literaria, por más truño que sea la obra a comentar. Sin embargo me considero un buen aficionado y creo que mi opinión sí que es válida. Por tanto lo que vais a leer serán mis impresiones sobre determinada obra; esto sí, impresiones críticas si llega el caso. El día que escriba mi propio truño algo que considere decente quizás entonces me convierta en un crítico implacable pero lo dudo, simplemente no es mi estilo.

En fin, que no puedo decir a donde me llevará este blog, ni tan solo si me llevará a alguna parte. Escribo por que siento ganas de hacerlo. Y lo que es más importante, citando a Henry Mintzberg: Escribo en primer lugar para mi mismo, así es como aprendo. Esta regla de oro sigue siendo válida aquí. Más si cabe cuando lo voy a compartir con vosotros.

Casi se me olvida. Por descontado estaré muy agradecido por vuestros comentarios, sugerencias, críticas o lo que os venga en gana aportar.

En fin, como dice una persona muy querida: Listos o no, ¡Allá voy!