The Word for the Blog is Scientifiction

lunes, 2 de mayo de 2016

Dark Orbit, de Carolyn Ives Gilman

Cuando Saraswasti Callicot despertó en el planeta Capella Two se sentía algo desorientada. No era para menos: su último recuerdo consciente databa de nueve años antes, o lo que es lo mismo, a nueve años luz de distancia, en el instante en que fue descompuesta en bits de información y enviada en un haz de fotones a otro sistema solar, donde fue vuelta a recomponer molécula a molécula. Estamos pues ante una versión actualizada y más plausible de una idea que ya tiene bastantes años en la ciencia ficción: el teletransporte. Solo debemos rememorar el jauntear del imprescindible clásico Las estrellas mi destino (1956) de Alfred Bester, o el Beam me up, Scotty! de la popular Star Trek. Pero esto es solo un aperitivo de las maravillas que nos reserva Carolyn Ives Gilman en su novela Dark Orbit.

Al poco de materializarse en el planeta, una mega-corporación le ofrecerá a nuestra amiga Sara una proposición que no podrá rechazar: formar parte de una expedición a un planeta habitable recién descubierto, situado a unos 80 años luz (por supuesto mediante otro transporte lumínico, esta vez con destino a una nave exploradora automatizada enviada siglos antes). En la misión coincidirá de forma nada casual con Thora Lassiter, la otra protagonista de la novela, quien deja atrás un pasado digamos que problemático (problemático a nivel planetario). Una vez alcanzado su destino la expedicion descubrirá que el planeta posee una peculiar vida alienígena -algo único en el espacio conocido-, y que esconde un montón de sorpresas que no voy a desvelar aquí (para los impacientes, algunas se indican en la contraportada del libro).

miércoles, 20 de abril de 2016

Switch in the red, de Susana Vallejo

Los amables lectores y lectoras del blog ya sabéis que me gusta extenderme en mis reseñas. Sin ser algo intencionado por mi parte, normalmente las entradas de este blog acostumbran a alcanzar unas mil palabras. 

Por desgracia, mi disponibilidad me obliga a obviar lecturas muy interesantes, libros que he disfrutado pero que no encuentro la manera de mencionar aquí. Por este motivo quiero probar este formato breve, que en principio alternaría com otras reseñas más a fondo. Con esto no quiero decir que esta novela no merezca una reseña a fondo, todo lo contrario. Es decir, no se trata de un criterio de calidad, en todo caso de oportunidad. Al respecto, me gustaría saber vuestra opinión o críticas en los comentarios.

Considero que Switch in the red, de Susana Vallejo es un thriller bien contado y una lectura muy entretenida.

La autora teje su entramado en una Barcelona del futuro. La premisa principal es que la tecnología, si bien ha avanzado respecto a nuestro presente, ha alcanzado un punto muerto; y lo que es peor, a la humanidad le pasa lo mismo: ya no se avanza ni se innova socialmente y el status quo es inmutable; y además en un contexto en que los recursos naturales son cada vez más escasos y su reparto beneficia a los de siempre (en la novela se refiere a ellos como los dorados).

miércoles, 9 de marzo de 2016

Pandora despierta, de Pau Varela

Una cosa lleva a la otra. Antes de reseñar Pandora despierta de Pau Varela, me gustaría explicar como hace unos meses me enteré por el blog Dreams of Elvex de la novela Proyecto Marte de LJ Salart. Un agradable descubrimiento que ya comenté en este mismo blog. La novela fue publicada por la editorial El astronauta imposible. Indagando supe que el titular de esta editorial es el Sr. Pau Varela y entramos en contacto vía Twitter. Un tipo majo Pau.

Una cosa lleva a la otra, Pau Varela también es escritor y recientemente ha publicado una space opera titulada El eterno retorno que tengo pendiente en la pila de lectura. Pero el otro día Anxo, del blog Canal nostalgia comentaba que le encantó otra novela de Pau, de la que yo no sabía nada y que es la que aquí nos ocupa. Y la verdad es que me apetecía una novela de invasiones extraterrestres, uno de mis temas preferidos del género. Bueno, si os he de ser sincero mis temas preferidos de la ciencia ficción vienen a ser TODOS; pero, vamos, que ahora me apetecía una cosa así.

Al grano. Pandora despierta es una novela corta que se lee en una tarde (173 páginas), que trata de una invasión extraterrestre en Barcelona. Así pues, la proximidad es una de las bazas de novela. No sólo porque la acción se sitúa en una ciudad que seguramente muchos de vosotros conoceréis, sino porque el protagonista es un anodino joven, digamos que un poco (un poco bastante) nerd; que además vive en casa de los papás, sin oficio ni beneficio, y que es lo que hoy en día en la prensa se llama un ni-ni (ni estudios ni trabajo). En otras palabras, que en seguida nos resultará simpático.

martes, 9 de febrero de 2016

Flash Gordon, de Alex Raymond

Machistas, arrogantes, racistas, maniqueos, militaristas; sobran epítetos para definir los cómics originales de Flash Gordon, escritos y dibujados en los años treinta y principios de los cuarenta del siglo pasado… pero también puedo afirmar que he disfrutado con la lectura de la obra de Alex Raymond.

Utilizando una expresión de moda: ¿Placer culpable? Entiendo que no tiene por qué. No voy a extenderme aquí, existen buenas reseñas como las que podéis consultar al final de esta entrada, simplemente comentar en una pincelada la lectura de este clásico, que por cierto es uno de los inspiradores directos de la renacida saga Star Wars, como bien dijo en su momento el venerado (y ahora un poco vapuleado) San Lucas.

El cómic es una space opera en el sentido primigenio del término. Digamos que relatos como estos la inventaron, algunos en formato novela como las aventuras de John Carter en Marte, de Edgar Rice Burroughs (sin duda una importante fuente de inspiración de la obra aquí tratada) y otros en formato cómic y en serial cinematográfico, como Flash Gordon.

Recordemos que la historia de Flash Gordon nace como una tira diaria de periódico. Se trataba de un encargo a un joven Alex Raymond, para competir con otra historieta de la competencia que seguro que también os suena: se llamaba Buck Rogers. En principio se trataba de breves historias auto conclusivas, que leídas de un tirón bien pronto se revela una pauta simple y repetitiva: Descubrimiento de reino desconocido/Flash salva chica de monstruo/Flash lucha contra ejército de Ming/ y por último Flash siempre, siempre vence. Y vuelta a empezar. No es de extrañar el Flash, I love you! del conocido tema del grupo Queen.

miércoles, 13 de enero de 2016

Sci-Fi Chronicles: A Visual History of the Galaxy's Greatest Science Fiction, by Guy Haley (ed.)



(You can also read this review in Spanish/También puedes leer esta reseña en español)

Disclaimer: Please, note that English is not my first language. I apologize in advance because I know there could be some mistakes in the text below. I’m trying to improve it, thanks.


I consider that the publication of Sci-Fi Chronicles: A Visual History of the Galaxy’s Greatest Science Fiction is very good news for both the fans and those who wish to know the genre. Twenty years ago The Illustrated Encyclopaedia of Science Fiction by John Clute was a great landmark as today could be this guide.


Let’s start the review: The prologue by the writer Stephen Baxter is a masterful preamble about the genre that we love. After this, an equally excellent introduction by the editor Guy Haley, more focused on the explanation about the purpose of this guide. I find very interesting the definition by the latter: in summary Mr Haley says that the science fiction is a part of the fictional genres, which as a distinctive feature has a materialistic and rational basis (unlike, for example, the fantasy whose basis is the magical thought). I understand that this definition encompasses a wider content than the usual meaning about science and technology.

jueves, 24 de diciembre de 2015

¡Felices Fiestas!

A los amables lectores y lectoras del blog, 
os deseo unas Felices Fiestas
y un fantástico Año Nuevo, 
repleto de maravillosas y fascinantes lecturas.

Cubierta de Galaxy, dic. 1954. Ilustración de Ed Emshwiller

viernes, 11 de diciembre de 2015

Proyecto Marte, de L.J. Salart

Hoy toca reseña express. Hace poco terminé esta novela que en principio no tenía previsto comentar (ando envuelto en una interminable traducción de una entrada anterior) pero es que creo que se lo debo en agradecimiento a L.J. Salart porque su Proyecto Marte me ha proporcionado buenos momentos y, lo que es más importante, me ha dado que pensar.

La novela nos habla de los acontecimientos que suceden antes y después del año en que la jovencita Usha Leber respira por primera vez el aire de Marte, de forma oficial. Es una historia coral, compuesta por diversos relatos relacionados entre ellos, y nos es contada en boca de cada protagonista, según el tiempo que le ha tocado vivir.

Así, el primer relato, en el que se nos explica cómo Usha Leber respira por primera vez el aire de Marte, de forma oficial ya nos indica que la referencia es artificiosa, buscando la solemnidad de un acto que en realidad ya se ha convertido en algo cotidiano. La autoridad competente del planeta Tierra ha escogido una fecha porque ¡Ay! las cosas deben hacerse oficialmente, y esto ya nos anticipa uno de los temas recurrentes del libro, que las intenciones y la realidad resultante acostumbran a ser cosas muy diferentes.