The Word for the Blog is Scientifiction

miércoles, 30 de noviembre de 2016

United States of Japan, by Peter Tieryas


(You can also read this review in Spanish/También puedes leer esta reseña en español)

Disclaimer: Please, note that English is not my first language. I apologize in advance because I know there could be some mistakes in the text below. I’m trying to improve it, thanks.

As you can see next to these lines, so far this year I enjoyed a lot of good readings. And certainly one of the best has been United States of Japan, by Peter Tieryas.

United States of Japan is a curious novel. The book is also an ucronía and a science fiction novel, and as sure both facets have the aim to entertain, the novel has a plus to offer that makes a very interesting reading.

The beginning is unusual. Of course It is not the first author who writes a novel based on a work of another writer (this is something old, it come to my memory the sequels of Asimov's Foundation) (I have not read those, but I can imagine it is an alternate universe in which I won the lottery and have much free time to spare and it's worth reading the novels). In our case, Mr. Tieryas bases on the universe created by Philip K. Dick in his masterwork The Man in the High Castle. Of course, I could not do this review without making my homework so I had no choice but to pay attention to (ahem!) the cry of all the known galaxy that has always advised me to read it. As expected, I regret not having done it before, now I can understand why it is considered a masterwork.

I wondered if the universe was the same and this novel is merely a sequel but fortunately, it is not the case. About that, I have to say that I always look at these things with a certain distrust (I mean all kinds of pre/sequels, franchises, false homages, etc.) but in this case I consider it an honest option: also a tribute to the master of Dick and a work of imagination with a very particular style.

Mr. Tieryas builds his novel standing on the shoulders of the giant Philip K. Dick, but the result is very original and I think that captivates the readers on its own merits. He uses the same dystopian nightmarish environment and a Nazi/Japanese occupation on American land to show the tribulations of the two main characters, an excellent and self deranged worldbuilding and... I do not want to reveal more here.

That said, I would like to explain those main characters: Beniko Ben Ishimura is a Japanese military nondescript, graduated from the prestigious Berkeley Military Academy for Game Studies. Ben is racially mixed: he is born in the USA, a son of a Chinese father and Japanese mother, but his loyalty is not in doubt: in his childhood he was decorated to reporting their parents for conspiring against the Emperor. It is a complex character and the novel is focused on him. Our other main character is Akiko Tsukino, a loyal agent of the Tokko, the feared political police of the Empire. A fanatic, for her unwavering faith in the divinity of the Emperor and also for her devotion to hunting his enemies: possible, potential, or at least possibly potential enemies (In her own words: pursuing treasonous states of mind).

The plot, like The Man in the High Castle, places us in a USA occupied by the Japanese Empire (West) and by the Third Reich (East). The chronology goes from the postwar period to the present of the novel, set in 1988; unlike Dick's uchronia, which is located always in the same interval of time. The novel contrasts the Japanese Empire nature in World War II (expansionist, racist, shinto) with the so-called American Spirit: initiative, individual freedom, democracy, etc. From an ideological point of view, the author chooses the latter -it could not be otherwise, of course-, but not quite: the prologue begins in a concentration camp on American land, full of hungry and tortured American/Japanese citizens.

The frequents metaphysical wanderings of the Philip K. Dick's novel have no place here, i n United States of Japan what matters most is the development of the plot. In The Man in the High Castle the characters suffer moments of, say, existential vertigo. Here, the characters suffer other calamities but are mainly physical. Something about the Dickian questioning of reality is in, but I understand it as a part of the tribute to the master. Thus, in Mr. Tieryas book is a game arcade -of course is illegal- in which the Allies won the World War II (in PKD it was a book, The Grasshopper Lies Heavy). Although this game also has its meaning in the argument, do not forget that the novel is more complex than it appears.

The plot unfolds in a quite curious way: the prologue begins in that concentration camp in 1948, the year of the defeat of the USA. Next, the plot jumps to 1988. Then, the action goes back to ten years, in 1978... and go to the present, that is again in the year 1988. Finally, the epilogue returns to the year 1960. Off course, the story justifies it.

To give a few more details about this novel, we will find here, among other things, computer games (remember the historical role of Japanese companies in the industry of games); a brutal police investigation, as deranged as plausible in any existing military dictatorship (it is evident that the author has documented); also, the George Washingtons (the American resistance)... and some mechas.

I see, I forgot to comment it... Yes, we will see giant robots! And I can assure you, they are made of a high-quality alloy of wonder (as you can see on the magnificent cover illustration). Let me tell you a secret: I think that the author uses them as a symbol of the Great Japanese Empire (at the time the novel shows the Third Reich counterpart, in the form of a super-panzer).

Mr.Tieryas, in addition of his writer works, works in cinema industry. As a novelist, his previous books are highly valued; the previous one, Bald New World (I have not read it yet), shows the curious premise that what would happen if all people on the planet have been bald. I commented him that I wanted to review United States of Japan and he told me that he is currently working on another story set in the same universe, although he considered his tribute to the master Dick is paid and he wanted to do something entirely different. As I said above, I always look the sequels with some suspicion, but the fact is that the talent of Peter Tieryas is a good guarantee. We'll wait for the publication then.

In conclusion, with some minor flaws, United States of Japan has pathos and as a whole it is an excellent ucronía, and as well a very good science fiction novel.

PD: Once again, I would like to thank my friend Clara for helping me in the English translation (moltes gràcies Clara!)

domingo, 6 de noviembre de 2016

Entrega premios Ictineu e Ignotus - EuroCon 2016

Ayer tuvo lugar la entrega de premios Ictineu e Ignotus, en el marco de la EuroCon que se está celebrando estos días en Barcelona.



Por mi parte, no he asistido a esta convención pero sí he podido escaparme a la ceremonia de entrega de estos galardones a las mejores obras en catalán y en castellano respectivamente.

Librerías y tiendas de la EuroCon
Sin entrar en detalles, asumiendo que otros blogs como Sense of Wonder (por cierto, uno de los premiados de ayer) seguro que proporcionarán amplia cobertura de la BCon, os cuento brevemente mis impresiones de la ceremonia.

Como siempre en estas ocasiones tuve el placer de saludar a un montón de amigos y amigas con los que normalmente solo puedo conversar via redes sociales, y tambíén de desvirtualizar a otros que aún no conocía personalmente. Gente encantadora, lo mejor de estas convenciones.

Inicio de la ceremonia

miércoles, 19 de octubre de 2016

United States of Japan, de Peter Tieryas


(You can also read this review in English/También puedes leer esta reseña en inglés)


Como podéis ver en la columna de Goodreads a la derecha de estas líneas, en lo que va de año he tenido ocasión de disfrutar de muy buenas lecturas. Y sin duda una de las mejores ha sido United States of Japan, de Peter Tieryas.

United States of Japan es una novela curiosa. A la vez ucronía y novela de ciencia ficción, ambas facetas están destinadas a entretener, pero con un sustrato de más que la convierte en una lectura muy interesante.

Magnífica portada del artista John Liberto
Para empezar el punto de partida es inusual. No es el primer autor que se basa en una obra de otro escritor (esto algo muy viejo, en el caso concreto de la ciencia ficción me vienen a la memoria las secuelas a las Fundaciones de Asimov) (no las he leído, pero puedo imaginarme un realidad alternativa en la que me tocó la lotería y disponía de miles de horas de tiempo libre y sí valía la pena leerlas). En nuestro caso el señor Tieryas se vale del universo creado por Philip K. Dick en su novela El hombre en el castillo. Por supuesto no podía hacer esta reseña sin hacer los deberes así que no tuve más remedio que hacer caso al ¡ejem! clamor de toda la galaxia conocida que desde siempre me habia aconsejado leerla. En fin, que me arrepiento de no haberlo hecho antes ¿Vale?

lunes, 2 de mayo de 2016

Dark Orbit, de Carolyn Ives Gilman

Cuando Saraswasti Callicot despertó en el planeta Capella Two se sentía algo desorientada. No era para menos: su último recuerdo consciente databa de nueve años antes, o lo que es lo mismo, a nueve años luz de distancia, en el instante en que fue descompuesta en bits de información y enviada en un haz de fotones a otro sistema solar, donde fue vuelta a recomponer molécula a molécula. Estamos pues ante una versión actualizada y más plausible de una idea que ya tiene bastantes años en la ciencia ficción: el teletransporte. Solo debemos rememorar el jauntear del imprescindible clásico Las estrellas mi destino (1956) de Alfred Bester, o el Beam me up, Scotty! de la popular Star Trek. Pero esto es solo un aperitivo de las maravillas que nos reserva Carolyn Ives Gilman en su novela Dark Orbit.

Al poco de materializarse en el planeta, una mega-corporación le ofrecerá a nuestra amiga Sara una proposición que no podrá rechazar: formar parte de una expedición a un planeta habitable recién descubierto, situado a unos 80 años luz (por supuesto mediante otro transporte lumínico, esta vez con destino a una nave exploradora automatizada enviada siglos antes). En la misión coincidirá de forma nada casual con Thora Lassiter, la otra protagonista de la novela, quien deja atrás un pasado digamos que problemático (problemático a nivel planetario). Una vez alcanzado su destino la expedicion descubrirá que el planeta posee una peculiar vida alienígena -algo único en el espacio conocido-, y que esconde un montón de sorpresas que no voy a desvelar aquí (para los impacientes, algunas se indican en la contraportada del libro).

miércoles, 20 de abril de 2016

Switch in the red, de Susana Vallejo

Los amables lectores y lectoras del blog ya sabéis que me gusta extenderme en mis reseñas. Sin ser algo intencionado por mi parte, normalmente las entradas de este blog acostumbran a alcanzar unas mil palabras. 

Por desgracia, mi disponibilidad me obliga a obviar lecturas muy interesantes, libros que he disfrutado pero que no encuentro la manera de mencionar aquí. Por este motivo quiero probar este formato breve, que en principio alternaría com otras reseñas más a fondo. Con esto no quiero decir que esta novela no merezca una reseña a fondo, todo lo contrario. Es decir, no se trata de un criterio de calidad, en todo caso de oportunidad. Al respecto, me gustaría saber vuestra opinión o críticas en los comentarios.

Considero que Switch in the red, de Susana Vallejo es un thriller bien contado y una lectura muy entretenida.

La autora teje su entramado en una Barcelona del futuro. La premisa principal es que la tecnología, si bien ha avanzado respecto a nuestro presente, ha alcanzado un punto muerto; y lo que es peor, a la humanidad le pasa lo mismo: ya no se avanza ni se innova socialmente y el status quo es inmutable; y además en un contexto en que los recursos naturales son cada vez más escasos y su reparto beneficia a los de siempre (en la novela se refiere a ellos como los dorados).

miércoles, 9 de marzo de 2016

Pandora despierta, de Pau Varela

Una cosa lleva a la otra. Antes de reseñar Pandora despierta de Pau Varela, me gustaría explicar como hace unos meses me enteré por el blog Dreams of Elvex de la novela Proyecto Marte de LJ Salart. Un agradable descubrimiento que ya comenté en este mismo blog. La novela fue publicada por la editorial El astronauta imposible. Indagando supe que el titular de esta editorial es el Sr. Pau Varela y entramos en contacto vía Twitter. Un tipo majo Pau.

Una cosa lleva a la otra, Pau Varela también es escritor y recientemente ha publicado una space opera titulada El eterno retorno que tengo pendiente en la pila de lectura. Pero el otro día Anxo, del blog Canal nostalgia comentaba que le encantó otra novela de Pau, de la que yo no sabía nada y que es la que aquí nos ocupa. Y la verdad es que me apetecía una novela de invasiones extraterrestres, uno de mis temas preferidos del género. Bueno, si os he de ser sincero mis temas preferidos de la ciencia ficción vienen a ser TODOS; pero, vamos, que ahora me apetecía una cosa así.

Al grano. Pandora despierta es una novela corta que se lee en una tarde (173 páginas), que trata de una invasión extraterrestre en Barcelona. Así pues, la proximidad es una de las bazas de novela. No sólo porque la acción se sitúa en una ciudad que seguramente muchos de vosotros conoceréis, sino porque el protagonista es un anodino joven, digamos que un poco (un poco bastante) nerd; que además vive en casa de los papás, sin oficio ni beneficio, y que es lo que hoy en día en la prensa se llama un ni-ni (ni estudios ni trabajo). En otras palabras, que en seguida nos resultará simpático.

martes, 9 de febrero de 2016

Flash Gordon, de Alex Raymond

Machistas, arrogantes, racistas, maniqueos, militaristas; sobran epítetos para definir los cómics originales de Flash Gordon, escritos y dibujados en los años treinta y principios de los cuarenta del siglo pasado… pero también puedo afirmar que he disfrutado con la lectura de la obra de Alex Raymond.

Utilizando una expresión de moda: ¿Placer culpable? Entiendo que no tiene por qué. No voy a extenderme aquí, existen buenas reseñas como las que podéis consultar al final de esta entrada, simplemente comentar en una pincelada la lectura de este clásico, que por cierto es uno de los inspiradores directos de la renacida saga Star Wars, como bien dijo en su momento el venerado (y ahora un poco vapuleado) San Lucas.

El cómic es una space opera en el sentido primigenio del término. Digamos que relatos como estos la inventaron, algunos en formato novela como las aventuras de John Carter en Marte, de Edgar Rice Burroughs (sin duda una importante fuente de inspiración de la obra aquí tratada) y otros en formato cómic y en serial cinematográfico, como Flash Gordon.

Recordemos que la historia de Flash Gordon nace como una tira diaria de periódico. Se trataba de un encargo a un joven Alex Raymond, para competir con otra historieta de la competencia que seguro que también os suena: se llamaba Buck Rogers. En principio se trataba de breves historias auto conclusivas, que leídas de un tirón bien pronto se revela una pauta simple y repetitiva: Descubrimiento de reino desconocido/Flash salva chica de monstruo/Flash lucha contra ejército de Ming/ y por último Flash siempre, siempre vence. Y vuelta a empezar. No es de extrañar el Flash, I love you! del conocido tema del grupo Queen.